Leche fermentada y kefir: bacterias para tu salud

¿Qué es la leche fermentada? ¿Y el kefir? ¿Son saludables? ¿Pueden tomarlo todas las personas?

La leche fermentada es un producto lácteo, que se distingue de la leche en mal estado, y es un término general para la leche que ha adquirido un sabor ácido, ya sea a través de la adición de un ácido, como jugo de limón o vinagre, o por medio de la fermentación bacteriana. El ácido provoca que la leche se coagule y se transforme en una consistencia espesa. Toma bacterias para tu salud.

Qué es la Fermentación láctica

La leche fermentada es la que ha sido transformada por el desarrollo de bacterias lácticas que logran transformar la lactosa en ácido láctico y otros metabolitos, es lo que se conoce como fermentación lactica. Cuando la leche se hace agria se suele considerar alterada. El olor agrio es la manifestación clara de la formación de ácido y la coagulación de la leche, que produce una cuajada blanda y gelatinosa, que libera un suero claro. La fermentación ácida láctica tiene lugar por norma general cuando la leche cruda se deja durante algún tiempo a temperatura ambiente. Los gérmenes lácticos causantes de esta fermentación pueden ser homofermentatius que producen casi exclusivamente ácido láctico y cantidades mínimas de otras sustancias, o heterofermentatius, que producen además de ácido láctico, cantidades apreciables de productos volátiles. La acritud de la leche cruda a temperaturas entre 10 y 37 ° C es generalmente causado por streptococcus lácteos, ayudado quizá por coliformes, Micrococcus, lactobacilos y enterococos. A temperaturas cercanas a 0 ° C, apenas hay producción de ácido, pero la leche puede sufrir procesos proteolíticos (escisión de las cadenas proteicas).

Los gérmenes lácteos no son los únicos capaces de provocar la fermentación ácida de la leche; pueden producir muchos otros, especialmente si no se dan las condiciones óptimas para las bacterias ácido lácticas.

leche fermentada-kefir

Tipos de leche fermentada:

La que se produce por fermentación bacteriana se denomina más específicamente leche fermentada o leche cultivada.

La que se produce por la adición de un ácido, con la adición de organismos microbianos o sin ella, se denomina más específicamente leche acidificada.

Qué es el Kefir

El kéfir es un producto lácteo fermentado mediante hongos y bacterias, original de la región del Cáucaso. También reciben este nombre los gránulos utilizados para su producción. Es un alimento líquido, espumoso y de consistencia cremosa.

Es una combinación de bacterias probióticas y levaduras en una matriz de carbohidratos, proteínas y lípidos. Lactobacillus acidophilus es la bacteria y Saccharomyces kefir la levadura (hongo) más frecuente en el kefir, aunque varían según hables de regiones y culturas diferentes.

Los gránulos del kéfir se asemejan a una coliflor, aunque tiene un aspecto más gelatinoso y blando.

Hay diferentes tipos de kéfir, como el de agua, pero el más conocido es el kéfir de leche, tanto de vaca como de cabra. La producción no soporta los procesos industriales y es simple.

Receta kefir de leche

Esta es una receta de kefir casero por cortesía de Cocinista

Necesitamos:

  • 3/4 de litro o un litro de leche.
  • Dos o tres cucharadas de kéfir.
  • Un colador de plástico.
  • Un frasco de vidrio o plástico.

Se introducen la leche y el kéfir al bote y se dejan a temperatura ambiente durante 24-36 horas. Mejor si no recibe luz de ningún tipo y puede transpirar; se aconseja tapar con un paño de algodón. Una vez ha pasado el tiempo se cuela el líquido resultante y se repite el proceso.

El líquido obtenido es una bebida alcohólica de baja graduación (menos del 1%),  de consistencia similar al yogur, aunque menos suave y consistente con un sabor ácido; carbonatada, que se puede mezclar con miel o edulcorante, para mejorar el sabor.

El kéfir debe estar siempre en leche y no debe tocar objetos de metal.

Mejor no tapar los envases donde se hace fermentar la leche dado que libera dióxido durante el proceso de fermentación y que puede llegar a hacer estallar el recipiente si se ha cerrado herméticamente.

La salud del kéfir se mide según su blancura. Si empieza a amarillear mejor tirarlo y empezar con una nueva cepa sano.

Cómo conservar el kefir que no vamos a tomar

Dado que el kéfir debe estar siempre en leche, y esta debe ser renovada cada dos días como máximo, si no vamos a consumirlo de inmediato se puede conservar el kéfir en agua sin cloro, dentro de la nevera y por solo unas semanas.

También se puede limpiar bien y secar, introduciéndose en una bolsa de plástico y meterlo en el congelador. Así aguanta mucho tiempo.

Para descongelarlo se saca del congelador y se prepara una leche de kéfir durante tres días. Esta leche no se debe beber.

Propiedades y beneficios del kefir

Las propiedades y los principales beneficios de la leche de kéfir son diversos: regenera la flora intestinal, facilita la digestión, elimina problemas de estreñimiento o diarrea, pero ojo  no está probado que puedan tomarlo los que tengan intolerancia a la lactosa

COMPARTELO SI TE GUSTATweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies